Cuaderno de Bitácora

{ Las claves de "Cosmos: Una odisea en el espacio-tiempo" }


Con muchísima expectación, el pasado domingo se estrenó el documental Cosmos: Una odisea en el espacio-tiempo. Se trata de la sucesora de Cosmos: Un viaje personal, una de las series documentales más populares de todos los tiempos. “Cosmos” acercó la ciencia a 500 millones de personas, y sirvió de inspiración a miles de jóvenes a apostar por la carrera investigadora. Durante los 35 años que han pasado desde su estreno, la serie y su carismático presentador, Carl Sagan, se han convertido en iconos de la divulgación científica. Al anunciarse la nueva serie, fans de todo el mundo esperaban ansiosos su estreno. Cómo no, yo entre ellos.

La pregunta a responder es obvia: ¿qué me ha parecido? Ya aviso al lector que mi respuesta no va a ser corta. Como diría Gandalf: ¡huye insensato! Todavía estás a tiempo :) … ¿Aún estás aquí? Bueno, pues te invito a compartir conmigo algunos pensamientos sobre la antigua y la nueva serie. Si no has visto “Cosmos”, sigue leyendo para ponerte en contexto.

Cosmos: Un viaje personal

“Cosmos: Un viaje personal” fue una serie de 13 capítulos que se emitió por primera vez en EEUU en el año 1980. El documental trataba de hacer atractivo el mundo de la ciencia al gran público. Se trató de un proyecto personal de Carl Sagan. Sagan era un astrónomo que se había hecho el científico más popular de EEUU por sus apariciones en el ‘late night’ de Johnny Carson en los años 70. La pasión de Sagan era la vida en el Universo. Creció leyendo novelas de Edgar Rice Burroughs, en especial las de John Carter de Marte, que describía una civilización de marcianos. Sagan estuvo involucrado en todas las misiones de exploración planetaria de la NASA desde los años 60 hasta su fallecimiento en 1996: Viking, Pioneer, Voyager, Galileo... Poseía una visión racionalista del mundo y creía que los científicos tenían obligación de educar al público en cuestiones científicas. Sus primeros libros fueron “Vida inteligente en el Universo” y La conexión cósmica. En 1975, Sagan ofreció en una Universidad de Toronto la primera Conferencia Memorial Jacob Bronoswki sobre Filosofía Natural, que fue convertida en libro. Publicado en 1978, Dragones del Edén se convirtió en un éxito de ventas y brindó a Sagan un prestigioso Premio Pulitzer.

Jacob Bronowski fue un matemático, biólogo, actor y poeta, presentador de una serie documental de gran éxito en la televisión pública británica. El ascenso del hombre: Una visión personal consta de 13 episodios y se estrenó en 1973 en la BBC. Bronowski recorre la historia de la humanidad, destacando la importancia del conocimiento científico. En la serie se muestra a Bronowski en diferentes lugares del mundo, y también se recrean con actores algunos momentos destacados de la ciencia. El director de la serie era Adrian Malone y ganó un premio Emmy al mejor programa documental.

En octubre 1976, Gentry Lee convenció a Sagan para crear una empresa que produjera programas y películas de contenido científico. Lee era un ingeniero que también trabajaba en el programa de exploración planetaria de la NASA. Ambos estaban disgustados por la escasa cobertura mediática de las misiones robóticas a Marte en comparación con las misiones tripuladas a la Luna. Pensaban que el público se mostraría muy interesado en la exploración planetaria si hubieran programas que relataran los descubrimientos. Además, Sagan se mostraba muy contrariado por la cantidad de tiempo dedicado en los medios de comunicación a la pseudociencia. Ese mismo mes, Sagan recibe una oferta para presentar una serie de 13 capítulos «similar al “El ascenso del hombre” de Bronowski. Sería para la PBS. La serie exploraría la responsabilidad de la humanidad en explorar lo desconocido». Aceptaron de inmediato y para dirigir la serie, contrataron al mismo Adrian Malone.

Otros responsables de Cosmos a destacar son los co-guionistas, que incluyen el propio Sagan, Ann Druyan y Steven Soter. Éste último era un científico planetario cercano a Carl. Sagan había conocido a Ann Druyan en 1974, y por entonces era una aspirante a escritora. Colaboraron para el disco de oro de la Voyager que contiene un mensaje para aquellas hipotéticas civilizaciones extraterrestres que se encuentren con la sonda interestelar. Durante la gestación de “Cosmos”, se enamoraron. Druyan ejerció una enorme influencia en Carl Sagan. Pero su amor complicó su situación personal. Durante la producción de “Cosmos”, Sagan tuvo que enfrentarse a un complicado divorcio.

“Cosmos” contó con un gran presupuesto, de 6 millones de dólares para la producción y 2 millones de dólares para la promoción. Durante los tres años de producción, rodaron en 40 localizaciones alrededor del mundo. Cada capítulo constaba de una hora, presentado en solitario por Carl Sagan. En ellos no sólo se limitaba a explicar conceptos científicos de forma más o menos didáctica. “Cosmos” ofrecía una visión multidisciplinar del conocimiento y del ser humano, relacionando de forma amena la historia, la física, la química, la biología o la astronomía.

Tras su estreno, la serie fue un gran éxito. Ganó múltiples galardones, fue emitida en 60 países y acumuló una audiencia de 500 millones de personas. El libro que acompañó a la serie continúa hoy re-editándose en muchos países, incluído España. Incontables científicos en todo el mundo deben su vocación a la serie. En palabras de Keay Davidson «“Cosmos” supuso para los documentales científicos lo que “2001: Una odisea en el espacio” fue para las películas de ciencia ficción».

¿Cuáles son las claves del éxito de “Cosmos: Un viaje personal”? La serie fue la primera en utilizar los efectos especiales de forma prominente. Algunas de las secuencias más recordadas son el calendario cósmico, la reconstrucción de la Biblioteca de Alejandría o la animación por ordenador de la evolución de la vida en la Tierra. Para la banda sonora contaron con temas clásicos, y de vanguardia, como la música electrónica de Vangelis. Pero, indudablemente, el ingrediente estrella es el carisma de Carl Sagan. Como espectador, uno realmente siente que Sagan está a su lado guiándole por la mayor historia jamás contada. Su forma de hablar resultaba peculiar y el doblaje en España realizado por José María de los Ríos es uno de los más aclamados. Pero además, el mensaje era excepcional y, quizás, irrepetible. Sagan logró transmitir mejor que nadie la pasión por la búsqueda de la vida en el Universo, y en ese contexto, el cósmico, situaba a la humanidad, que en 1980 se enfrentaba a la posibilidad de una guerra nuclear entre el bloque occidental y el soviético. El pensamiento racional y el conocimiento era, para Sagan, lo que podía evitar un inminente apocalipsis. Según Gentry Lee, “Carl probablemente tocó más corazones y mentes que cualquier otro científico en la historia”.

34 años después del estreno de “Cosmos”, el mundo es el mismo, pero sus habitantes no.

Cosmos: Una odisea en el espaciotiempo

Diez años después de que Cosmos se estrenara, se publicó una nueva versión actualizada. Al final de cada episodio se grabaron nuevas escenas en las que Carl Sagan explicó avances científicos relevantes. Sagan murió en 1996, meses antes del estreno que la película “Contacto”, proyecto que ideó tras “Cosmos”. Dos décadas después, la serie no sólo ha quedado obsoleta en cuanto a la ciencia, sino también a la técnica. Los efectos especiales han envejecido mal y el ritmo pausado resulta poco atractivo para el telespectador actual.

Desde hace más de 15 años, Ann Druyan ha intentado mantener vivo el legado de Sagan. Reeditó en DVD una versión remasterizada de “Cosmos” en 2000 y consiguió que “The Science Channel” emitiera la serie en televisión para conmemorar el 25 aniversario, en 2005. Entonces se embarcó en la difícil tarea de realizar una nueva serie a la altura de la primera. Druyan recibió varias ofertas, que rechazó porque no ofrecían, libertad en cuanto a los contenidos.

En 2010, en una reunión entre científicos y artistas de Hollywood, coinciden Neil deGrasse Tyson y Seth MacFarlane. El primero es director del Planetario Hayden de Nueva York y el segundo es el creador de la serie “Padre de familia”. En esa conversación, MacFarlane comenta a Tyson su interés en dedicar parte de su fortuna en algo que realmente marcase una diferencia en el mundo. Tyson le cuenta que Ann Druyan está intentando hacer una nueva versión de “Cosmos” y MacFarlane se entusiasma por el proyecto. MacFarlane organizó una reunión entre Ann Druyan y los ejecutivos de programación de la cadena Fox. Y el proyecto consiguió luz verde.

Para el nuevo proyecto, además de a MacFarlane, Druyan involucra al otro co-guionista de la serie original, Steven Soter. Y como presentador, seleccionan al mismo Neil Tyson. En EEUU, este astrofísico de Harvard saltó a la mala fama tras la reapertura del Planetario Hayden en 2001. Como director de la institución, situó a Plutón en el grupo de pequeños cuerpos exteriores en la exposición sobre el Sistema Solar. ¿Plutón no es un planeta? Solo en Nueva York rezaba el titular de un poco halagador artículo publicado en el diario New York Times. Cuando en 2006, la Unión Astronómica Internacional degradó a Plutón del estatus de planeta, los medios reclamaron la opinión de Neil Tyson. El estilo extrovertido y humorístico de Tyson para explicar conceptos astronómicos lo convirtió, como Sagan, en habitual de los ‘late nights’ televisivos, disparando su popularidad.

Para dirigir la nueva serie, los productores contrataron a Brannon Braga, quien ha sido productor ejecutivo de varias series de “Star Trek” (“La nueva generación”, “Voyager” y “Enterprise”). Como director de fotografía contaron con Bill Pope, responsable de “Matrix”, “Spider-Man” o “Scott Pilgrim contra el mundo”. Para la música, han vuelto a contar con el compositor de bandas sonoras Alan Silvestri (Regreso al futuro, Contacto). En total, cerca de mil personas han estado involucradas en la producción del nuevo “Cosmos”, 200 de ellas en la creación de los efectos especiales.

Al igual que la serie original, la campaña de promoción de “Cosmos: Una odisea en el espacio-tiempo” ha sido inédita para un documental. El estreno del trailer se realizó en la convención “Comic Con” de San Diego en julio de 2013, arrancando la ovación del público. Durante las semanas anteriores al estreno, en marzo de 2014, tanto Tyson como otras personas del equipo han sido entrevistados en un gran número de medios. En las redes sociales se creó una expectativa inusitada entre los aficionados a la ciencia, y los amantes del “Cosmos” original. Para el estreno, la cadena Fox apostó muy fuerte. El presidente de EEUU, Barack Obama realizó una breve declaración, destacando los valores de “Cosmos”. El primer episodio se emitió simultáneamente en 10 de los canales de Fox. Y en días posteriores, se ha estrenado en más de 30 países. La audiencia ha sido muy alta, atrayendo a 12 millones de espectadores en EEUU. “Cosmos” se situó como el tercer programa más visto del día, compitiendo de tú a tú con estrenos de series.

Cosmos: En mitad de la Vía Láctea

1600 palabras después, vuelvo a la pregunta original: ¿qué me ha parecido el primer capítulo de este nuevo “Cosmos”? Lo cierto es que el primer visionado me dejó un poco frío. Ha habido colegas a los que les encantó y otros que creen que se ha mancillado el nombre de Carl Sagan. Tras el quinto visionado y una decena de artículos después, tengo las ideas más claras.

Lo primero, es que el nuevo Cosmos ya no es un viaje personal. Como se deja claro en el prólogo y epílogo del capítulo, Neil deGrasse Tyson recoge el testigo de Carl, pero hace referencia al carácter colectivo de la ciencia. Neil, pues, no es el centro de “Cosmos”, sino parte de un equipo. En general, Tyson está muy correcto, y tanto su presencia como su voz son eficaces. Sin embargo, el primer episodio sólo muestra destellos de su dinámico carisma en directo.

En segundo lugar, el nuevo “Cosmos” es más denso que el primero. He contado las palabras del guión de “En la orilla del océano cósmico” y “En medio de la Vía Láctea” y poseen un número muy similar, a pesar de que la serie original tenía 15 minutos más de metraje (1 hora versus 45 minutos). Pero no sólo es denso en palabras, sino también en conceptos. En ambas series hacemos dos viajes. En “En la orilla del océano cósmico”, Sagan nos introduce a su “Nave de la imaginación” y primero viaja por el espacio, desde los cúmulos de galaxias hasta la Tierra. Luego, al final del episodio, realiza un viaje por el tiempo, utilizando el Calendario Cósmico, desde el comienzo del Universo a nuestros días. En “En mitad de la Vía Láctea”, Tyson realiza también esos dos viajes por el espacio y por el tiempo con su propia “Nave de la imaginación”. La nueva serie muestra mayor profusión de conceptos científicos (planetas errantes, radiación infrarroja, supercúmulos de galaxias, multiversos, etc). El nuevo calendario cósmico, además, recibe el doble de metraje que la versión original, pasando de 7 a 14 minutos. La densidad no es mala per sé, y de hecho premia el re-visionado del capítulo. Y, al contrario que la serie original, los espectadores disponemos de Internet para rellenar de inmediato cualquier laguna explicativa.

En tercer lugar, el empaque audiovisual del nuevo “Cosmos” tiene pocos competidores. La presencia de nombres del mundo cinematográfico no es casualidad, empezando por Seth MacFarlane y pasando por Bill Pope. Los productores han pretendido dar a la serie una “textura fílmica” a la serie documental. Esto es evidente desde los títulos de crédito al comienzo, con la tipografía de reminiscencias cinematográficas y música de Alan Silvestri (que realza especialmente bien los momentos dramáticos con Giordano Bruno). La “Nave de la imaginación” es mucho más convincente que el decorado simple del “Cosmos” original. Los movimientos de cámara son sofisticados, tanto en la “Nave” como en exteriores. En cuanto a las imágenes por ordenador, si bien no todas son completamente originales o excepcionalmente detalladas, mantienen un nivel alto de calidad y son relevantes al guión. Una de mis quejas recurrentes en los documentales es el abuso de las imágenes, usadas fuera de contexto y repetidas para rellenar, que evidencian una clara desconexión entre el guionista y el montador. Esto no pasa ni en el viejo ni en el nuevo “Cosmos”.

En cuarto lugar, la paleta de técnicas narrativas es muy rica en “Cosmos: Una odisea”, más que en la serie original. Las posibilidades de las imágenes por ordenador permiten viajes por el espacio y el tiempo de una forma que Sagan sólo podía soñar. Creo que ésto es especialmente evidente si comparamos las dos versiones del “Calendario Cósmico”. El viaje de Tyson hasta los confines del Universo observable era imposible en la época de Sagan. Pero además, hay que destacar el uso de dibujos animados en la secuencia de Giordano Bruno y en la historia de la civilización. La animación en 2D vista en los trailers fue algo que me preocupó mucho. Parecía barata. Y de hecho, es algo que ha admitido Seth MacFarlane: la razón principal para apostar por esta técnica fue presupuestaria. Realizar recreaciones históricas, como se hizo en la serie original, con una calidad a la altura de las mejores series de hoy en día dispararía los costes del proyecto. La compañía de animación de Seth contó con un presupuesto y unos recursos bastante limitados, e intentaron suplirlo de forma creativa. Y creo que lo han conseguido. Mi escena favorita del capítulo es el segmento animado de Giordano Bruno “La revelación de la inmensidad”, en la que utilizan de forma magistral el grabado de Flammarion... ¡la imagen que encabeza esta bitácora! Además, me quedé sorprendido porque la historia animada de la humanidad tiene mucho puntos en común con el texto de felicitación navideña que hice del 2013. En definitiva, los dibujos animados son un acierto, que pueden resultar muy atractivos para un público más amplio del habitual consumidor de documentales.

Lo más controvertido del primer episodio, sin duda, ha sido la historia de Giordano Bruno. Personalmente no entendí la conexión argumental con el resto del episodio. El segmento de Bruno aparece después de especular sobre los multiversos. Steven Soter, co-guionista, ha explicado en un texto que eligieron a Giordano Bruno porque fue la primera persona que propuso que el universo era infinito, que las estrellas eran soles, y cada sol tenía mundos como la Tierra, con sus propios habitantes (afirmación matizable). La idea de multiverso, pues, estaría relacionada con la de infinidad de mundos de Giordano. Las críticas, sin embargo, señalan que Bruno no era científico ni fue quemado sólo por creer en la infinitud de mundos. Pero estas críticas al guión ignoran al propio guión. Tyson afirma «Bruno no era un científico», y el tribunal sentencia: «Se le encuentra culpable de cuestionar la Santísima Trinidad y la divinidad de Jesucristo. De creer que la ira de Dios no es eterna, que todo el mundo ser salvado. De afirmar la existencia de otros mundos». Coincido con Francisco Villatoro en que quizás Sagan no habría elegido contar esta historia, pero no por las razones que Francis esgrime, sino porque Sagan no quería enfrentamientos directos con la religión. Por contra, el tratamiento de la Iglesia Católica en la animación es bastante caricaturesco, mostrando a los clérigos como malvados a lo Disney. Si a ésto le unimos las referencias al cambio climático y a la evolución, temas de gran carga política en EEUU, ya sabemos por qué Ann Druyan quería evitar ceder el control editorial a las cadenas de televisión.

Sintetizando. Tengo la impresión de que técnicamente esta nueva serie llega mucho más lejos que la original. Y, si los capítulos siguen el mismo estilo del primero, voy a tener pocas referencias que estén a su altura. Las series Wonders del británico Brian Cox han maravillado a propios y extraños en los últimos años. Personalmente, la he comparado con el Cosmos de Carl Sagan, al menos en cuanto al carisma de su presentador. Ahora tal como entonces, la BBC sigue siendo un gigante en la producción de documentales. “Wonders” tiene una excepcional fotografía de exteriores. Pero en otros aspectos son enanos al lado de “En mitad de la Vía Láctea”. No hay ningún capítulo de “Wonders” que muestre una ambición narrativa comparable.

Y sin embargo… Y, sin embargo, es casi imposible que la nueva serie tenga el mismo impacto que “Cosmos: Un viaje personal”. Los espectadores ahora estamos mucho más dispersos que antes y estamos expuestos a una gran cantidad de información. Hay muchos más canales de televisión, algunos dedicados en exclusiva a los documentales científicos. A pesar de ello, la evolución de “Cosmos” parece querer brillar con luz propia e iluminar a una nueva generación de espectadores. Esperemos que los próximos episodios sean tan interesantes como el primero. Porque, como concluye Neil Tyson, «Nuestro viaje acaba de comenzar».

Enlaces

Publicado el 2014-03-17 | 18 Comentarios | Enlace


{ Sobre la discriminación positiva }

Hoy Almudena M. Castro publica una interesante entrada en el blog Naukas sobre Blogs de ciencia, estereotipos y feminismo. Trata sobre la cuestión de que hay poca representación femenina en las conferencias de Naukas en Bilbao (en la que éste año participé con una minicharla). Éste hecho ya fue criticado el año pasado por Jaio, quien hace poco ha vuelto a cargar las tintas en su blog 44 hombres y 2 mujeres. ¿Otra vez?:

«Tengo la perversa sensación de que este colectivo de 'machos alfa' se ha propuesto imponer su ley y su criterio al margen de cualquier tipo de intento de razonamiento. Edificante este uso de la racionalidad para tanto "centífico" [léase como una ironía]. Lo aclaro por si tanta RAZÓN, les nubla la emoción. VISIBILIDAD Y PRESENCIA no es pedir nada injusto».

A Jaio, a quien aprecio, le contesté en un comentario, con cierta indignación por su forma de criticar. No tengo constancia de que en Naukas se haya se haya impedido la participación de mujeres por razones de sexo. La diferencia entre el número de mujeres y hombres es, a priori, un reflejo del estado de la blogosfera divulgativa: más hombres, que mujeres. No puedo compartir las formas de Jaio, pero sí que me preocupaba el fondo de la cuestión. Así que durante y después de las conferencias he ido atracando a propios y extraños planteándoles el dilema. Salvo algunas notables excepciones, me he encontrado con una opinión generalizada: si la organización no está discriminado activamente, ¿cuál es el problema? La alternativa, no gusta. En palabras de Almudena:

«Francamente, no creo en la discriminación positiva. Para empezar, porque no soportaría sufrirla y además, me parece injusta con mis compañeros varones. Pero, sobre todo, creo que no deja de ser algún tipo de "rescate"... pedir, otra vez, ser protegidas y mimadas, las eternas hijas de las ninfas, suspiros de alhelí, oh débiles princesas».

Iba por la misma línea de pensamiento, pero en la última semana me he visto forzado a cambiar de opinión. Durante un almuerzo en el Naukas de Bilbao, Javier de la Cueva nos criticaba por sentar cátedra en cuestiones no científicas donde hay evidencias. Javier nos indicaba que en EEUU se han realizado muchos estudios sobre discriminación positiva. Éstos indican que a largo plazo disminuyen la desigualdad. Teresa de la Fe, socióloga y también amiga, me remitió a este estudio publicado en Science, Affirmative Action Policies Promote Women and Do Not Harm Efficiency in the Laboratory:

«Gender differences in choosing to enter competitions are one source of unequal labor market outcomes concerning wages and promotions. Given that studying the effects of policy interventions to support women is difficult with field data because of measurement problems and potential lack of control, we evaluated, in a set of controlled laboratory experiments, four interventions: quotas, where one of two winners of a competition must be female; two variants of preferential treatment, where a fixed increment is added to women’s performance; and repetition of the competition, where a second competition takes place if no woman is among the winners. Compared with no intervention, all interventions encourage women to enter competitions more often, and performance is at least equally good, both during and after the competition».

Si prefieres el castellano, El País se hizo eco: Un experimento prueba la eficacia de la discriminación positiva. En Mapping Ignorance también han publicado un artículo titulado The effects of Affirmative Action policies against discrimination. Aunque el estudio es sobre el efecto de la discriminación positiva en el mercado laboral estadounidense, las conclusiones son similares: aumenta la participación de los grupos discriminados («sin pagar un coste debido a la reducción de productividad»).

Posteriormente, un amigo me criticó en privado la respuesta que le di a Jaio. Criticar las formas, creyendo que los conflictos se solventan siempre por las buenas, es un tanto ingenuo. Argumentar que la situación actual es simplemente un reflejo de la sociedad es la excusa perfecta para quedarse de brazos cruzados. Así, pues, coincido con Jaio: si quienes enarbolan la bandera del racionalismo, quienes aspiran a cultivar la sociedad, no hacen nada, ¿quién lo va a hacer?

PD: Almudena hace una llamada a la acción: si eres mujer y te gusta la divulgación, ¡abre un blog!

Etiquetas: , ,
Categorías: Política, Ciencia
Publicado el 2013-10-11 | 6 Comentarios | Enlace


{ Cosmos: Una odisea espaciotemporal }



En la Comic-Con de San Diego se acaba de estrenar el trailer de 3 minutos de Cosmos: Una odisea espaciotemporal, la secuela de la famosa serie Cosmos de Carl Sagan. Producida por parte del equipo original (Ann Druyan, Steven Soter), se estrenará en 2014. Contando los minutos ;)

Etiquetas: ,
Categorías: Astronomía, Ciencia
Publicado el 2013-07-21 | 4 Comentarios | Enlace


{ Feliz 2013 }

Feliz 2013


Observa cuidadosamente la imagen. Más de 1.000 generaciones nos separan de esa mano. Esta persona vivió hace 30.000 años en el sur de Francia. Los pintores prehistóricos de la Cueva de Chauvet nos transportan a una época distante y distinta. Los hielos glaciares cubrían Europa hasta la Península Ibérica, y los neandertales estaban ya cerca de su extinción. Representadas en las paredes de la cueva se encuentran otras especies de grandes mamíferos, también extintos. Diestras manos como ésta dibujaron, a la luz de las brasas, rinocerontes en combate, megaceros, osos cavernarios, uros y mamuts. Un alud selló y preservó en estado pristino esta caverna, hasta su descubrimiento reciente.

Mira la palma de tu mano. Observa la imagen de nuevo. Es una mano humana. Nos referimos a los trogloditas como una especie bruta e inferior. Pero este prejuicio es difícil de sostener al contemplar lo que consiguieron. A pesar del tiempo que nos separa, la destreza, la imaginación y la abstracción que demuestran, transmiten una cualidad artística que reconocemos como netamente humana. Cualquier persona, de cualquier cultura, es capaz de verse reflejada en esos dibujos. Somos descendientes de estos pintores cavernícolas. Genéticamente, un bebé actual sería casi idéntico a un bebé nacido esa época. Lo que nos diferencia no está en los genes.

El mundo ha cambiado desde entonces. Los glaciares se han retirado de Europa. El clima se ha templado. Animales y plantas fueron domesticados. Manos como esas crearon ladrillos. Con los ladrillos, se crearon poblaciones. Con las poblaciones, se formaron sociedades organizadas. La complejidad social superó la capacidad individual. Surgió la necesidad de contabilizar grandes cantidades. Y el arte dio paso al conocimiento: hace 5.500 años, se tallaron marcas en tablillas de arcilla para representar números. A partir de ahí, y en pocos cientos de años, se inventó la escritura. Gracias a los símbolos escritos se pudo transmitir información certera al futuro. Y esto es lo que nos hizo modernos. Nuestra civilización está sustentada en la lenta acumulación de conocimiento escrito. Cómo hacer un edificio. Cómo curar una enfermedad. Cómo comenzó el Universo. El conocimiento, para ser relevante, para ser valioso, debe ser compartido.

Ahora pon tu mano sobre la imagen. Piensa en lo que compartes con ella. La longitud de los dedos. El vello. El sentido del calor. Y, ahora, piensa en las posibilidades que tú tienes, y que esa mano nunca tuvo. Tocar el piano. Resolver una ecuación. Escribir un poema.

Mis deseos para 2013: Aprende. Enseña. Crea. Comparte. Transciende. Sé humano.

Etiquetas:
Categorías:
Publicado el 2013-01-01 | 3 Comentarios | Enlace


{ Moais y apocalipsis }

Como estaba previsto, el viernes pasado celebrarmos el Maratón de astronomía y astronáutica. Tuvo una excelente acogida de público, y por los comentarios de los asistentes, gustó mucho. Me queda aún más claro que el formato de minicharlas tiene un gran potencial, y mejor si va acompañado de buenos ponentes como sucedió en la jornada pasada.

Por aquí dejo mis dos presentaciones. La primera trata de la estructura del Universo, pero empieza el viaje en el Imperio español de Carlos III.



La segunda, y la última del maratón, se titula "Fin", y trata brevemente del calendario maya y qué formas conoce la ciencia para el final de la Tierra y hasta del Universo.



Por lo que veo en Twitter y en Facebook, el asunto de los mayas está sirviendo de excusa para organizar charlas de divulgación científica, donde aclarar los bulos que corren por medios de comunicación y redes sociales. Por desgracia, hay quienes han fomentado la desinformación con el fin de hacer caja. Esperemos que, como en el caso del cometa Hale-Bopp y la secta Puerta del Cielo, no tengamos que lamentar consecuencias.

Publicado el 2012-12-18 | 0 Comentarios | Enlace


{ Maratón de astronomía y astronáutica }

Maratón: Astronomía y Astronáutica

Tanto el año pasado como éste, asistí a las conferencias de Amazings en Bilbao (ahora llamados Naukas). Organizadas por Javier Peláez, Antonio Aberrón, Miguel Artime y José Cuesta, fueron la culminación de una de las apuestas más interesantes de divulgación científica en español. Su blog colaborativo reúne a un portentoso número de excelentes plumas divulgadoras. La organización de las jornadas fue arriesgada por varios motivos. La primera, es que no siempre un buen escritor es un buen ponente. La segunda, el formato, inspirado en las TED Talks: cada charla tiene un máximo de 10 minutos. ¿Es posible divulgar ciencia en 10 minutos? La demostración fue que no sólo era posible, sino que fue todo un éxito para el público asistente, que abarrotó el Paraninfo de la Universidad del País Vasco.

Si el nivel de 2011 había sido alto, en 2012 superó las expectativas. El público llenó la sala desde primera hora de la mañana y estuvo entregado los dos días de actividades. Por la tarde se llenaron incluso las salas anexas con pantallas. De este año destaco especialmente los espectáculos de Natalia Ruiz Zelmanovitch, con el cabaret Por ti no pasan los años (vídeo); y la obra de teatro de Xurxo Mariño y Vicente de Souza, Protón, la atribulada existencia de una partícula inmortal... o casi (vídeo). Estas dos puestas en escena no sólo ponen a prueba la capacidad para explicar un concepto, sino que además requieren habilidades artísticas. A mi modo de ver, están en otra liga.

Algunos canarios regresamos este año con la idea poner en marcha una actividad con el formato de mini-charlas. Estando acostumbrado a tener una hora para desarrollar un tema, condensarlo en 10 minutos es todo un reto. Con la dificultad adicional de tratar de dirigirte a un público lego, sin conocimientos o interés previos.

Finalmente los astros se han alineado y este viernes celebraremos un Maratón de astronomía y astronáutica, dentro del programa de actividades del solsticio de invierno del Observatorio Astronómico de Temisas. Hace dos semanas pensaba en que seríamos sólo tres conferenciantes, pero poco a poco se han ido uniendo otros colegas. Entre los conocidos que participarán están Daniel Marín (autor del blog Eureka y reciente ganador del premio Bitácoras al mejor blog de ciencia en español), Luis Salas (presidente del Círculo Científico de Canarias), Cayetano Santana (fundador y presidente de The Mars Society España), Israel Tejera (AstroVecindario), José Carlos Gil (Arqueoastronomía Canaria) y Lucrecia Cazorla (colaboradora del OAT).

La primera mini-charla que estoy preparando tienen por título "La Isla de Pascua y la estructura del Universo", que irá en la línea de Canibalismo cósmico, buscando temas que relacionen la historia con la ciencia. La segunda mini-charla será la que cierre la jornada, con el título de "Fin: Apocalipsis celestes", que partirá del supuesto fin del mundo maya y relatará escenarios de cataclismos cósmicos.

En mi caso, me tomo este evento como una experiencia para aprender de los errores con vista a futuras convocatorias. Aprovecho para agradecer el apoyo prestado por Daniel, Cayetano, Israel y José Carlos.

Cómo no podría ser de otra forma, si estás por Gran Canaria, ¡estás invitado!

PD: También comentan el evento Israel Tejera, Daniel Marín y Jonatan Peris.

Publicado el 2012-12-11 | 5 Comentarios | Enlace


{ El planeta extrasolar que no descubrió la NASA }

Esta semana el Observatorio Austral Europeo (ESO) ha anunciado el descubrimiento de un planeta extrasolar alrededor de alfa Centauri B. En Twitter hubo bastante movimiento el martes por la noche, cuando se levantó el embargo de la noticia y se publicaron las notas de prensa un día antes de lo planeado. Muchos medios de comunicación cubrieron la historia, que es sin duda, uno de los grandes titulares científicos del año (y los hay importantes*).

Anoche, sin embargo, recibí en el correo una nota de prensa que me llamó poderosamente la atención: NASA Statement On Alpha Centauri Planet Discovery.

«We congratulate the European Southern Observatory team for making this exciting new exoplanet discovery. For astronomers, the search for exoplanets helps us understand our place in the universe and determine whether Earth is unique in supporting life or if it is just one member of a large community of habitable worlds. NASA has several current and future missions that will continue in this search».


Vale la pena leer el texto completo. Nada menos que la NASA felicita en un comunicado oficial al ESO por el descubrimiento del planeta de alfa Centauri. Y a continuación, explica por qué sus misiones actuales no pudieron detectar el planeta, y qué podrán hacer en el futuro. Es muy significativo que la NASA salga al paso de un descubrimiento realizado por otra institución. En primer lugar, da cuenta de su trascendencia. α Centauri es el sistema estelar más próximo a la Tierra. Si algún día los humanos quisiéramos explorar fuera de nuestro sistema planetario, tendría que ser por allí.

Pero la nota también tiene otra lectura, en clave estadounidense. La NASA parece excusarse de no haber realizado el descubrimiento. El comunicado explica que el telescopio espacial dedicado a la búsqueda de planetas extrasolares, Kepler, ni observa alfa Centauri ni el método de detección que utilizan es el mismo que el utilizado por el equipo europeo. Y también aprovechan la ocasión para mencionar algunos proyectos que en el futuro podrían a desvelar más datos sobre éste y otros planetas extrasolares. A la hora de negociar mejores presupuestos, el perder relevancia internacional es un argumento político de mucho peso en EEUU (recordemos las misiones de exploración de la NASA están sufriendo las inclemencias presupuestarias).

Para finalizar. Como comenta Daniel Fischer, mientras la NASA felicita públicamente el trabajo del ESO, es probable que el público europeo lo asocie con la agencia espacial estadounidense («Espacio = NASA»). Así que vaya desde aquí nuestro reconocimiento al Observatorio Austral Europeo, que además celebra este año su 50 aniversario.

(*) El otro gran descubrimiento del año, la detección del bosón de Higgs, también fue descubierto por una institución europea, el CERN.

Etiquetas:
Categorías: Astronomía
Publicado el 2012-10-18 | 3 Comentarios | Enlace


{ Viaje a la Luna con George Méliès y Neil Armstrong }



En septiembre de 1902, George Méliès estrenó en París su película Viaje a la Luna inspirada en los cuentos de Julio Verne. El canal TCM emitió hace poco un documental sobre el reciente proceso de restauración, ya que en Barcelona se encontró una copia en color (se pintaban a mano, fotograma a fotograma). 110 años nos separan de esa película de fantasía, desbordante. En 1902, quedaba un año para que los hermanos Wright hicieran volar su aeroplano. Y 8 años para que Ford pusiera en marcha su cadena de montaje de automóviles. Y nada menos que 25 años hasta que Robert Goddard construye el primer cohete de combustible líquido, que es el primer paso serio de la astronáutica. Desde "Viaje a la Luna" al descenso del Apollo 11 pasan 67 años, toda una vida.

A pesar de que en la época de Méliès salir de nuestro planeta era sólo un sueño de locos visionarios, quedé sorprendido por los paralelismos de Le Voyage des la Lune y el desarrollo real del programa Apolo. Con la noticia del fallecimiento de Neil Armstrong la pasada semana, decidí realizar un montaje que intercala imágenes y sonidos de la carrera espacial, especialmente del Apollo 11, en la película. La versión subida a YouTube está subtitulada al español (se aprende mucho intentando traducir jerga astronáutica).

Sirva, pues, de pequeño homenaje y recuerdo a Armstron y Méliès. Y a Verne, a Tsiolkovsky y Kepler...

Publicado el 2012-08-31 | 6 Comentarios | Enlace


{ Popularización de la ciencia con el iPad }



Hace dos años, Apple lanzó al mercado un nuevo dispositivo que se ha convertido un éxito de ventas. Hoy en día es habitual ver iPads en reuniones de negocios, debates de periodismo e incluso en el Congreso. Hay muchos que tachan este aparato de “snob”. Yo mismo, cuando Steve Jobs realizó la presentación sobre el iPad, fui escéptico sobre sus posibilidades. Sin embargo, dos vídeos cambiaron mi opinión por completo. A los pocos días tras el lanzamiento del iPad, YouTube se había llenado de vídeos con reseñas de la tableta. De ellos, me llamaron poderosamente la atención los protagonizados por niños y ancianos. Un padre grababa a su hijo de dos años jugando un juego de baloncesto: a pesar del limitado control motriz que el pequeño niño tenía sobre su mano, era perfectamente capaz de usar su regordete dedo índice para arrastrar la pelota virtual en la pantalla. De igual forma, una persona longeva, utilizaba el iPad para leer y escribir.

Las implicaciones de estos vídeos me parecieron importantes. Cualquier docente que se dedique a la formación de personas mayores, conoce las dificultades que tienen para hacerse con el control del ratón. Lo mismo ocurre con los niños pequeños. Al eliminar la necesidad de usar punteros, como lápices y ratones, se simplificó enormemente el uso. El interfaz gráfico se repensó para ser usado mediante dedos y gestos, usando iconos grandes. La limitada potencia de cálculo también obligó a eliminar la multitarea, lo cual parece una desventaja. Sin embargo, así se llega a un interfaz donde la aplicación en ejecución siempre está en el primer plano: no hay múltiples ventanas que se solapen u oculten, ni barra de tareas. El éxito del iPad radica en su interfaz extremadamente simple. Es tan intuitivo, que hasta un niño de dos años puede aprenderlo. El iPad es los PCs lo que la Wii a las consolas de juegos: cambia el paradigma del interfaz y amplía el espectro de usuarios.

Motivado por estas razones, aprendí a programar para el iPad. Y como suele ser habitual en quien suscribe, sólo era cuestión de tiempo en encontrar una buena excusa para relacionarlo con la divulgación científica. Lo que en este caso fue excepcional el apoyo encontrado: la oficina de comunicación científica del Observatorio Austral Europeo (ESO), liderada por Lars Lindberg. Entre otras cosas, esta oficina fue la que puso en marcha el Año Internacional de la Astronomía (2009) a través de la Unión Astronómica Internacional.

La primera aplicación que desarrollé para el ESO fue la de Portal to the Universe, inicialmente para el iPhone. El portal es un enorme agregador de noticias, blogs y podcasts relacionados con el Espacio, lanzado por el ESO durante el AIA 2009. Posee un equipo de editores que realizan diariamente una selección de las mejores noticias. La aplicación nativa permite leer las noticias en el móvil y ver y escuchar los últimos podcasts enlazados desde el portal. La lanzamos a comienzos de 2011 y tuvo buena acogida.

Esa buena acogida nos animó a lanzarnos a la conquista del iPad. A tiempo para el lanzamiento en Europa del iPad 2, desarrollé dos aplicaciones de fotografías astronómicas, que son las que más recorrido han tenido. La dos comparten una base de código y difieren en el ‘branding’ y contenidos. La primera es ESO Top 100 Images, que permite navegar por el ránking de las mejores 100 imágenes realizadas con los telescopios del ESO en los observatorios chilenos. Cada imagen viene acompañada de texto complementario y se puede descargar al álbum de fotos para enviarla por correo o ponerla de fondo. Como extra, añadí un modo de presentación que pasa las imágenes automáticamente con música new age (del grupo griego Zero-Project). El ránking se actualiza periódicamente a través de Internet, consultando un API remoto. La aplicación hermana es Hubble Top 100 Images, que muestra la selección de cien imágenes realizada por la oficina europea del Telescopio Espacial en su página, spacetelescope.org. Las características son exactamente las mismas.

Foto 29-08-12 16 35 28El éxito del Hubble Top 100 fue arrollador. Fue aplicación destacada por Apple en las App Store de 126 países y eso catapultó las descargas. En los ránkings diarios, la aplicación llegó a número 1 absoluto en 11 países y número 1 en la categoría de educación en 75 países. Calculo que durante este año las aplicaciones han tenido más de 500.000 de descargas, con una proporción de 10:1 entre la del Hubble y la del ESO. Las opiniones que los usuarios han dejado en la App Store han sido muy positivas, con una media ponderada de 4 estrellas sobre 5. Casi todos los comentarios destacan las belleza de las fotografías, cuyo mérito es -por supuesto- del Telescopio Espacial y sus científicos. En todo caso, es muy gratificante leer comentarios (¡o tratar de hacerlo!) de usuarios de todo el mundo, en holandés, japonés, chino, alemán, inglés, ruso, español... Como curiosidad, hay usuarios que creen que la aplicación es de la NASA. Incluso alguien opina que la ESA no debería llevarse crédito por su participación en el Hubble. En fin.

Hace unos meses, decidimos actualizar la aplicación para aprovechar las nuevas características del iPad 3 e implementamos algunas de las sugerencias más demandadas por los usuarios. Estas actualizaciones fueron publicadas hace una semana. Entre otras cosas, en la versión 2.0 hemos incluído soporte de imágenes de alta resolución para el Retina Display del iPad 3. También añadí un índice con miniaturas para navegar por la colección de fotos fácilmente. Además, se muestran más datos adicionales, como los instrumentos utilizados para capturar las imágenes, la distancia al objeto celeste y un enlace a las coordenadas celestes en WikiSky.org. Las estadísticas de actualización también han sido asombrosas, y demuestran que un gran porcentaje de usuarios han mantenido instalada la aplicación.

Para explicar el éxito de unas y otras aplicaciones hay que recurrir tanto a la oportunidad, y la buena factura, como a la suerte: el ESO arropó la iniciativa, y no sólo quiso una aplicación para sus imágenes sino también para las del Hubble. La NASA no se había lanzado a por el iPad, y no existía ninguna aplicación oficial del Hubble, algo que supo aprovechar la oficina de comunicación europea. Pero el momento clave fue cuando los editores de Apple decidieron destacar el Hubble Top 100 en las App Stores, momento en el que se disparan todos los contadores. La aplicación a priori más atractiva para los aficionados a la astronomía, por la cantidad de contenidos y su utilidad diaria, Portal to the Universe, es sin embargo la menos popular de las tres. Y eso, a pesar de estar disponible en iPhone e iPad.

Quienes tenemos experiencia en divulgación astronómica sabemos que las fotografías celestes se venden solas. En Internet, el Astronomical Image of the Day (APOD) es uno de los lugares más populares. Las fotografías y time lapses de Daniel López también han dado la vuelta al mundo (con varios millones de visualizaciones). Las imágenes astronómicas son universales, no necesitan traducción. Inspiran y conmueven a gente de todas las edades, lugares y condiciones. Y es que, a pesar de lo mucho que los divulgadores tratemos de emular a Carl Sagan, a veces lo más simple es lo más eficaz y, efectivamente, una imagen vale más que mil palabras.

Etiquetas:
Categorías: Tecnología, Astronomía, Software libre
Publicado el 2012-08-29 | 2 Comentarios | Enlace


{ ¡Feliz 2012! }



En estas fechas miles de millones de personas saludamos la entrada al año nuevo. Celebramos el lapso de tiempo que tarda la Tierra en dar una vuelta alrededor del Sol. Los más afortunados celebrarán 80 o 90 vueltas en este tío vivo que llamamos Sistema Solar. Resulta asombroso pensar que sólo 30 vueltas atrás, esta felicitación tendría que estar escrita por mi puño y letra y habría tardado varias semanas en llegar a tu buzón. Y 100 vueltas antes, para escribir este mensaje habría tenido que recurrir a un licenciado puesto que no sabríamos leer ni escribir, y el mensaje tardaría meses en llegar.

Y unas mil vueltas atrás en este caballito que llamamos Tierra, la escritura era un arte arcano al alcance exclusivo de monarcas y sacerdotes y el mensaje habría tardado años en llegarte ¡si teníamos la suerte de vivir en civilizaciones mutuamente conocidas! Y tan solo unas 5 mil vueltas al Sol antes, ningún humano en la faz del planeta habría sido capaz de transmitir buenos deseos por otro medio que no fuera en persona, dado que la escritura no se había inventado. Y un par de millones de vueltas atrás ni siquiera existiría ninguna especie con la capacidad de tener intenciones de futuro ni consciencia del remoto pasado.

La imagen que acompaña este mensaje es la más profunda que tenemos del Universo visible. Retrata una pequeñísima región del cielo. Cada punto de la imagen es una galaxia recién nacida, compuesta por millones de estrellas. Su luz ha tardado 13.000 millones de años en llegar a nosotros. Hace 13.000 millones de años, no existía la Vía Láctea, ni el Sol, ni la Tierra. Hace 13.000 millones de años, la vida tal y como la conocemos ni siquiera era posible en el Universo. Las estrellas apenas habían creado el carbón y oxígeno necesario para la química biológica. No hay nada escrito en ninguna de esas estrellas y galaxias que anticipara la aparición de nuestra civilización moderna. Entre esa imagen y el día de hoy nos conecta una inimaginable sucesión de eventos azarosos, cataclísmicos e improbables.

Tenemos poderosas razones para celebrar nuestra existencia. Sólo conocemos un lugar en el Universo donde una especie inteligente comparta problemas y esperanzas a escala planetaria. Y sólo conocemos un momento en el Universo donde una especie sea responsable de su propio destino. Aquí y ahora. Aprovechemos bien nuestro instante cósmico.

Etiquetas:
Categorías: Personal
Publicado el 2012-01-01 | 7 Comentarios | Enlace


<Abril 2014
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30        

Últimos comentarios

  • rvr en Las claves de "Cosmos: Una odisea en el espacio-tiempo"
  • Moisés en Las claves de "Cosmos: Una odisea en el espacio-tiempo"
  • Dani en Las claves de "Cosmos: Una odisea en el espacio-tiempo"
  • Martin Pawley en Las claves de "Cosmos: Una odisea en el espacio-tiempo"
  • rvr en Las claves de "Cosmos: Una odisea en el espacio-tiempo"
  • rvr en Las claves de "Cosmos: Una odisea en el espacio-tiempo"
  • rvr en Las claves de "Cosmos: Una odisea en el espacio-tiempo"
  • rvr en Las claves de "Cosmos: Una odisea en el espacio-tiempo"
  • Martin Pawley en Las claves de "Cosmos: Una odisea en el espacio-tiempo"
  • Moisés en Las claves de "Cosmos: Una odisea en el espacio-tiempo"
  • Archivo de historias

    Historias por categorías

    Documentos

  • Astronáutica
  • Astronomía
  • Escepticismo
  • Informática
  • Instantáneas
  • Relatos
  • Tebeos
  • Made in rvr

    info.astro
    Astronomía Digital
    Blogalia
    Bloxus
    Mi Barrapunto
    Linotipo

    Blogómetro
    Wiki de la blogosfera
    jibot

    Qvo vadis

    Barrapunto
    GULIC

    Círculo Científico de Canarias
    ARP

    Bitácoras colegas

    Biblioteca de Babel
    Una cuestión personal
    Por la boca muere el pez
    Cadenas bien formadas
    Reflexiones e irreflexiones
    Atalaya
    El Lobo Rayado
    PaleoFreak
    Mihterioh dela siensia
    El GNUdista
    ¡Que inventen ellos!
    Ciencia 15
    Ethica more cybernetica
    Pedro Jorge Romero
    Un dragón en el garaje
    Webeando
    Magonia
    Sinapsis
    Microsiervos
    Tio Petros
    Alpha Lyrae
    Jesús Gerardo Rodríguez Flores
    Orígenes
    El Espacio de Javier Casado
    El Último Monolito
    Regreso al futuro
    Astronomía desde Oaxaca
    Cielo para todos
    Quizás
    Cuaderno de bitácora estelar
    Agrupación Astronómica Isla de La Palma
    Eureka

    Últimas lecturas
    - The God Delusion.
    - Watchmen.
    - I, Asimov: A Memoir.
    - Una Breve Historia de Casi Todo.
    - El Castillo de las Estrellas.
    - 1602.
    - Breve historia del saber.
    - Asimov: Cuentos completos: Vol. 1.

    [Blogalia]

    Blogalia

    La Comunidad de la Plumilla

    
    
    
    
    
    
    Creative Commons License
    © 1995-2008 Víctor R. Ruiz
    correo-e: rvr-ARROBA-blogalia.com