Cuaderno de Bitácora

Distancias: En una galaxia, muy muy lejana...

Uno de los grandes hitos de la ciencia ha sido, y es, la composición del puzzle del Universo. Nuestro cosmos comenzó siendo un pequeño terrenito bañado por mares. Desde el Renacimiento y gracias a Copérnico, Kepler, Galileo y Newton, entre otros, hemos ido ampliando sus límites (o quizás los nuestros). Ahora conocemos que, hasta donde alcanza la vista, y los conocimientos, el Universo es un gigantesco espacio autocontenido de 14 mil millones de años luz de radio, salpicado de vez en cuando por materia.

En los siguientes párrafos vamos a hacer un recorrido, que casi siempre es a simple vista, desde aquellos objetos celestes más cercanos a nosotros hasta los más lejanos.

De la Tierra a la Luna, aproximadamente

No es que sea esta precisamente la mejor época para disfrutar de ellas, de hecho es la peor, pero las estrellas fugaces son los objetos celestes que más a mano tenemos. Estos pequeños trozos de cometas y asteroides tienen por término medio el tamaño de un grano de arena. Se desintegran al entrar a la atmósfera, a una altura de unos 80 km. Cuando son del tamaño de un balón, son muy brillantes y pueden llegar a la superficie: es cuando se denominan meteoritos. Un tipo especial de meteoritos son los asteroides y cometas de varios cientos de metros, o incluso kilómetros, que impactan contra nuestro planeta de forma periódica y fomentan la biodiversidad (a costa de barrer con otras tantas por invierno nuclear). Aunque no dudamos que el espectáculo de ver caer una piedrita de estas sería mejor que el de la Mir, esperemos no observarlo nunca.

Más allá de la atmósfera terrestre, nos encontramos con la Luna, a la que dedicamos todo un artículo el mes pasado, por lo que poco vamos a añadir. Nuestro satélite natural, primera parada cósmica, está a tan solo 400 mil kilómetros, aproximadamente 1 segundo luz. Un poco más lejos está el Sol, a 150 millones de kilómetros de la Tierra, 8 minutos luz. Este breve paseo por nuestra vecinidad solar tenía su final en Saturno hace unos pocos siglos, dado que Urano, Neptuno y Plutón no habían sido identificados. Con un telescopio de aficionado podemos ver éste último, el planeta que más se aleja del Sol, a 6 mil millones de kilómetros. Esto es unas 40 veces la distancia Tierra-Sol (4 horas luz). Con cámaras digitales y telescopios muy grandes se llegan a observar objetos similares a Plutón, poco más allá de su órbita. Invisible, y a un año luz, se situaría la Nube de Oort, despensa comentaria.

La comunidad de vecinos

En una noche limpia y oscura se agolpan en nuestros ojos una gran cantidad de puntos luminosos, algunos son planetas, pero la mayoría de ellos, estrellas. Si todas fueran exactamente iguales, su diferente brillo haría posible calcular fácilmente la distancia a la que se encuentran. Supondríamos, pues, que Sirio sería la estrella más cercana. Y supondríamos mal, ya que, efectivamente, cada puntito que vemos ilumina su espacio circundante con una potencia diferente, dependiendo de su masa y edad.

La estrella más cercana al Sistema Solar es Proxima Centauri, que en realidad forma parte de un sistema múltiple que incluye a alfa Cen A y alfa Cen B (visible a simple vista, en mejores condiciones en latitudes bajas). Nos alejan de este grupo tan solo 4 años luz. Un poquito más lejos, a 10 años luz, está epsilon Eridani. Y mucho más allá encontramos a Dubhe (alfa de la Osa Mayor) a 120 años luz. ¿Un buen salto? Nada comparado con la distancia a la que está la Gran Nebulosa de Orión: 1600 años luz. Que a su vez está dos veces más cerca que Deneb (alfa Cyg), a 3200 años luz de nosotros. ¿Cómo es posible que una estrella tan lejana como Deben sea tan brillante? Se trata de una estrella gigante azul, muy masiva, y por tanto muy luminosa. Pero muy glotona. Acabará su combustible en pocos millones de años y posiblemente termine sus días como supernova. ¿Ya sientes vértigo? No el suficiente.

Todas las estrellas que vemos están situadas en el plano de la galaxia, de nuestra galaxia, la Vía Láctea. Fuera del plano galáctico, en el que se encuentran también las Pléyades, se encuentran los cúmulos globulares, apiñamientos de miles de estrellas. El más grande de ellos en la Vía Láctea es omega Centauri (que como se puede comprobar, tiene nombre de estrella), situado a 16 mil años luz.

La Vía Lactea es un disco de materia de 50 mil años luz de radio. Cuando observamos a la Vía Láctea cuando pasa por la constelación de Sagitario, que es donde está situado el núcleo, vemos el cúmulo de estrellas y nubes de polvo que se agolpan en los 30 mil años luz que nos separan del centro galáctico. La vecindad galáctica está compuesta por dos diminutas galaxias satélites, la Pequeña y Gran Nube de Magallanes, situadas a 210 y 179 mil años luz, respectivamente, que presumiblemente terminarán formando parte de la Vía Láctea. Para desgracia de unos, y recogijo de otros, las brillantes Nubes de Magallanes, descubiertas para occidente por el histórico navegante, sólo pueden admirarse desde el Hemisferio Sur (así que si necesitabas una buena disculpa para visitar Argentina, Chile o Venezuela... vale, quizás ésta tampoco persuada a tu pareja, pero la idea era buena ¿o no?).

Hasta el infinito y más allá

Sin hacer uso de ningún instrumento óptico, a parte de nuestros ojos, todavía podemos llegar aún más lejos. Tan lejos como a los 2,7 millones de años luz. Allí, en dirección a Andrómeda, se encuentra la Gran Galaxia, catalogada por Messier con el número 31. Tiene un diámetro aparente de 6 lunas, pero en comparación es casi tan grande como la Vía Láctea. Un poco más alejada está M33, la Galaxia del Triángulo, una pequeña espiral a 3 millones de años luz.

Para el resto del viaje, es imprescindible usar un telescopio. Andrómeda, la Vía Láctea y M33 forman parte del Cúmulo Local de Galaxias. No muy lejos de éste está el grupo de M81, una galaxia visible en la constelación de la Osa Mayor, a 11 millones de años luz. Otros cúmulos cercanos son el de Virgo y Leo. Por ejemplo, M66 y sus parientes de Leo están a 35 millones de años luz, más o menos la mitad que M89, galaxia del Cúmulo de Virgo, a unos 60 millones de años luz. El Cúmulo Local de Galaxias, junto al de Virgo, Leo y otros más, forman el Supercúmulo Local de Galaxias. Precisamente, el centro gravitatorio de nuestro supercúmulo es el nada despreciable Cúmulo de Virgo, una agrupación galáctica compuesta por nada menos que 2000 socios.

Oiga ¿y el infinito que decía usted, por dónde queda? Las galaxias más lejanas observadas por el Telescopio Espacial Hubble, en las imágenes de su Campo Profundo, estarían a unos 2 mil millones de años luz.

Y si este viaje te ha sabido a poco, aprovecha para hacer el tour de Messier.

<Octubre 2018
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
28 29 30 31      

Últimos comentarios

  • payal en Comentario a un comentario
  • payal en Comentario a un comentario
  • megabucksranch.com en Comentario a un comentario
  • Taniya Mumbai Escorts en Ciencia, política y absolutismo moral
  • Escorts in Mumbai en Ciencia, política y absolutismo moral
  • Mumbai Escorts en El cálculo de Dios
  • Mumbai Elite Escorts en El cálculo de Dios
  • Mumbai Call Girls en El cálculo de Dios
  • Escorts Mumbai en El cálculo de Dios
  • Mumbai Escorts en Ciencia, política y absolutismo moral
  • Archivo de historias

    Historias por categorías

    Documentos

  • Astronáutica
  • Astronomía
  • Escepticismo
  • Informática
  • Instantáneas
  • Relatos
  • Tebeos
  • Made in rvr

    info.astro
    Astronomía Digital
    Blogalia
    Bloxus
    Mi Barrapunto
    Linotipo

    Blogómetro
    Wiki de la blogosfera
    jibot

    Qvo vadis

    Barrapunto
    GULIC

    Círculo Científico de Canarias
    ARP

    Bitácoras colegas

    Biblioteca de Babel
    Una cuestión personal
    Por la boca muere el pez
    Cadenas bien formadas
    Reflexiones e irreflexiones
    Atalaya
    El Lobo Rayado
    PaleoFreak
    Mihterioh dela siensia
    El GNUdista
    ¡Que inventen ellos!
    Ciencia 15
    Ethica more cybernetica
    Pedro Jorge Romero
    Un dragón en el garaje
    Webeando
    Magonia
    Sinapsis
    Microsiervos
    Tio Petros
    Alpha Lyrae
    Jesús Gerardo Rodríguez Flores
    Orígenes
    El Espacio de Javier Casado
    El Último Monolito
    Regreso al futuro
    Astronomía desde Oaxaca
    Cielo para todos
    Quizás
    Cuaderno de bitácora estelar
    Agrupación Astronómica Isla de La Palma
    Eureka

    Últimas lecturas
    - The God Delusion.
    - Watchmen.
    - I, Asimov: A Memoir.
    - Una Breve Historia de Casi Todo.
    - El Castillo de las Estrellas.
    - 1602.
    - Breve historia del saber.
    - Asimov: Cuentos completos: Vol. 1.

    [Blogalia]

    Blogalia

    La Comunidad de la Plumilla

    
    
    
    
    
    
    Creative Commons License
    © 1995-2008 Víctor R. Ruiz
    correo-e: rvr-ARROBA-blogalia.com