Cuaderno de Bitácora

Observación solar

1. Movimientos del Sol.
El movimiento diario del Sol es claramente patente. Sale y se pone, haciendo posible los días y las noches, en una trayectoria de Este a Oeste.

Con respecto a las estrellas el Sol va caminando entre ellas a una velocidad media de aproximadamente un grado por día, atravesando en un año trece constelaciones. Su trayectoria, denominada eclíptica, tiene 23° de inclinación con respecto al ecuador celeste.

Debido a esta inclinación, para un observador situado a una latitud determinada, el Sol varía diariamente su declinación. Este cambio se traduce en la variación, también, de las horas de orto y ocaso, haciendo que en invierno la noche sea más larga que el día y en verano el día más largo que la noche.

Los equinoccios están asociados a la igual duración del día y noche, mientras que los solsticios a la duración máxima del día o noche.

2. Observación visual.

Para la observación visual del Sol vamos a precisar unos prismáticos o un telescopio, ya que lo que nos interesa es poder obtener un aumento del tamaño aparente del disco.

Antes de proseguir debemos recalcar que la observación visual del Sol debe realizarse con MUCHA PRECAUCIÓN. NUNCA JAMÁS debe observarse directamente a través de prismáticos o telescopio ya que esto causa la CEGERA PERMANENTE. Recomendamos que, si no tiene claro los pasos a seguir o prefiere una demostración, pida ayuda a algún observador solar con experiencia. Como prueba del imenso peligro que puede correr si mira directamente, apuntando al Sol con un mediano telescopio reflector de 25 cms. se puede encender una pipa en pocos segundos. Tampoco descuide su telescopio, ni el buscador, mientras observa, por si terceras personas se acercasen a él.

Para la observación solar sin riesgo existen dos posibilidades. Una posibilidad es la compra de un filtro frontal (de mylar o vidrio) que se adhiere a la abertura del telescopio. La otra posiblidad es la del método de proyección, del cual nos ocuparemos a continuación.

Método de proyección

Este método consiste en proyectar la imagen del Sol en una pantalla. Para ello apuntamos el telescopio hacia el Sol, nunca mirando directamente a través de los prismáticos o telescopio, sino fijándonos en que su sombra no esté distorsionada.

Es muy recomendable que la estancia desde donde observe sea lo más oscura posible, ya que le permitirá observar los detalles solares menos contrastados.

Una vez tenga proyectado el Sol, se procede a dibujarlo, o en un hoja blanca o en el parte de observación. Las fotocopias presentan una desventaja, ya que normalmente añaden ®ruido¯, pequeñas puntos que se podrían llegar a confundir con sus registros de manchas solares. Si utilizan hojas en blanco use compás, procurando que el diámetro del disco del dibujo sea siempre el mismo.

A parte del dibujo de las manchas y fáculas, es importante anotar en el parte la hora y fecha de observación su nombre e instrumental utilizado.

Orientación del disco solar

Una información muy valiosa que debe indicar es el sentido en el que se mueve el Sol (con el motor apagado si tiene montura motorizada), para poder así orientar el parte. Para ello se pueden utilizar a las manchas solares de referencia.

Señale la posición de una mancha en la pantalla de proyección con un lápiz en dos instantes. Con estos dos puntos definimos una flecha. Ahora se debe trazar una flecha con la misma dirección que esta, pero que pase por el centro del disco dibujado. La dirección de la flecha indica el Oeste.

El Norte y el Sur, perpendiculares a la flecha dibujada, dependen del instrumento utilizado, ya que los telescopios invierten la imagen. Utilizando el símil de un reloj de agujas:

-A simple vista, el Norte está a las 12 y el Oeste a las 3.
-Directamente con telescopio, el Norte está a las 6 y el Oeste a las 9.
-En una pantalla, directamente con prisma cenital o con helioscopio, el Norte está a las 12 y el Oeste a las 9.

Coordenadas heliográficas

Para poder determinar ahora dónde se encuentra el ecuador solar y sus hemisferios, en los libros de efemérides anuales, como el del Observatorio San Fernando, se dan tres cantidades denominadas coordenadas heliográficas: P, Bo y Lo.

P es el ángulo de posición del eje de rotación, medido hacia el Este desde el Punto Norte del disco Solar. Para dibujarlo en el parte debemos trazar una recta inclinada P grados con respecto al eje Norte-Sur hacia la izquierda si P es positiva o hacia la derecha si P es negativa. P tiene valor cero cerca del 5 de enero y del 7 de julio, esto quiere decir que en esos dos días el eje de rotación solar está perfectamente indicado por el Norte y el Sur que hemos indicado en nuestro parte.

Bo representa la inclinación del Polo Norte solar hacia (+) o en contra (-) de la Tierra. Ya que el plano de traslación de la Tierra está inclinado con respecto al ecuador del Sol, unas veces veremos el polo Norte solar, otras veremos el polo Sur solar, dependiendo de nuestra situación. Por ello, para determinar a qué distancia del centro del disco dibujado se encuentra realmente el ecuador, debemos utilizar la fórmula:

h = r . sen(Bo)

Dónde h está medido en milímetros y r es el radio, también en milímetros, del disco dibujado.

Para dibujar el ecuador, una semielipse, debemos trazar una recta perpendicular al eje de rotación que pase por el centro, que será l semieje mayor de una elipse. El semieje menor estará sobre el eje de rotación, a h milímetros del centro, hacia el Sur si es positivo, y hacia el Norte si es negativo. Cuando Bo tiene de valor cero, sobre el 6 de junio y el 7 de diciembre, el ecuador será paralelo a la perpendicular al eje de rotación, es decir, será una recta.

La última coordenada, Lo, es la longitud solar en el meridiano central del disco solar (el eje de rotación). Al contrario que la longitud terrestre que está dividida en 180, la longitud solar se divide en 360°.

Otra cantidad, asociada a Lo, que se suele ver en las efemérides y gráficas solares es el número de rotación sinódica de Carrington. Como se ha apuntado anteriormente, el Sol posee un movimiento de rotación propio con un periodo de aproximadamente 27 días. El número de rotación sinódica de Carrington es el número de rotaciones que el Sol ha dado hasta una fecha dada a partir del 13 de octubre de 1853. Una nueva rotación sinódica solar comienza cuando Lo vale cero.

A partir de aquí se pueden realizar un sinfín de estudios a parte del seguimiento del ciclo de actividad solar, como por ejemplo, constatar la rotación diferencial y determinar empíricamente su periodo. La mayoría de los proyectos que se pueden realizar a partir de la observación solar se basan en la constancia y muchos de ellos son a largo plazo. Sin embargo, ya desde la primera observación se pueden sacar muchas conclusiones que se irán incrementando a medida que tengamos un mayor volúmen de registros.

Calidad de las imágenes

Para estimar las condiciones de observación, los observadores solares calibran la calidad estimando dos cualidades de la imagen, la nitidez (en inglés, sharpness) y el movimiento (o estabilidad, quietness), asignándoles un valor entre 1,0 y 5,0. Esta clasificación se debe a K. O. Kiepenheuer.

Nitidez

- 1,0 Visible alguna fina estructura en las grandes sombras (gránulos umbrales).
- 1,5 Estructuras finas en la penumbra. Granulación muy defina.
- 2,0 Alguna fina estructura en la penumbra y en las divisiones sombra-penumbra. Granulación bien definida.
- 2,5 Estructura de la granulación bien visible. Clara división entre sombra, penumbra y fotosfera, pero sin finas estructuras.
- 3,0 La granulación es detectable cuando se desplaza la imagen solar. Poco contraste entre sombra y penumbra.
- 3,5 No es visible la estructura granular. Difícil separación entre sombra y penumbra.
- 4,0 Sombra y penumbra sólo distingibles en las grandes manchas. No es detectable la estructura granular.
- 4,5 Sombra y penumbra sólo distinguibles en las manchas muy grandes.
- 5,0 Sombra y penumbra se confunden aún en las manchas muy grandes.

Movimiento

- 1,0 No es detectable ningún movimiento en la imagen, ya sea en el limbo o centro.
- 1,5 Movimiento de la imagen (agitación en el limbo), menor o igual a 0,5"
- 2,0 Movimiento de la imagen en el limbo de 1" a 1,5" (tenues ondulaciones). Movimiento en las manchas prácticamente imperceptible.
- 2,5 Agitación en el limbo de 2" a 2,5" y bien visible dentro del disco solar. Ondulaciones en el limbo.
- 3,0 Movimiento en la imagen de entre 3" y 3,5". Fuertes ondulaciones en el limbo.
- 3,5 Enorme agitación entre 4" y 5".
- 4,0 Movimiento de la imagen de 6" a 7".
- 4,5 Movimiento de la imagen de 8" a 10".
- 5,0 Agitación mayor de 10"

Otra forma de estimar la calidad de la imagen ampliamente utilizada, algo más sencilla aunque subjetiva, es definirla como excelente, buena, media o pobre. Este método es el utilizado por la sección solar de la Asociación Americana de Observadores de Estrellas Variables (AAVSO).

Referencias.

-Al Fargani Ben Azahara, Heliofísica, p. 38, Tribuna de Astronomía nº 115, marzo 1995.
-Al Fargani Ben Azahara, Heliofísica, p. 28, Tribuna de Astronomía nº 115, mayo 1995.
-Al Fargani Ben Azahara, Heliofísica, p. 28, Tribuna de Astronomía nº 115, junio 1995.
-Donald H. Menzel y Jay M. Pasachoff, Guía de campo de las estrellas y los planetas (2ª edición), Editorial Omega, 1990.
-Inés Hidalgo Rodríguez, El Sol: nuestro astro, II Curso de Introducción a la Astronomía (CICCA-IAC), junio 1994.
-Jean Meeus, Astronomical algorithms, Willmann-Bell, 1991.
-Jack Newton y Philip Teece, Astronomía amateur, Editorial Omega, 1991.
-Manuel Collados Vera, El Sol, p. 49, Memoria de las II Jornadas astronómicas del Sistema, 1995.
-Michael A. Seed, Fundamentos de astronomía, Editorial Omega, 19.
-Néstabo Suárez Tejera, Heliofísica, Agrupación Astronómica de Gran Canaria, 1993.
-Néstabo Suárez Tejera, Observación solar, SPACEX 90 nº3, Agrupación Astronómica de Gran Canaria, octubre 1992.
-Néstabo Suárez Tejera, Uso de las coordenadas heliográficas, SPACEX 90 nº5, Agrupación Astronómica de Gran Canaria, diciembre de 1993.
-P.I. Bakulin, E.V. Kononovich y V.I. Moroz, Curso de astronomía general, Editorial Mir, 1992.
-Ricard Gaju y otros, La actividad solar, Astrum nº 125, Agrupación Astronómica de Sabadell, noviembre 1995.
-Sección de Observación Solar, Observación Solar, Agrupación Astronómica de Tenerife, 1995.
-Teodoro Roca Cortés, ¿Conocemos el Sol?, p. 16, Universo nº 4, agosto 1995.



Víctor R. Ruiz
19 abr 1996

<Enero 2018
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        

Últimos comentarios

  • shawn en El sistema planetario TRAPPIST-1 (explicado para presidentes)
  • rvr en El sistema planetario TRAPPIST-1 (explicado para presidentes)
  • tonyon en La estrella polar de Vega
  • rvr en Cosmofonías: Un podcast disperso
  • Anónima en Cosmofonías: Un podcast disperso
  • juan cajtunaj guachiac en La clave secreta del Universo
  • Anónimo en Dilvulgación científica para niños
  • Miguel Angel García Díaz en #YoEstrellaCervantes: μ Arae desde el Hemisferio Norte
  • Miguel Angel García Díaz en #YoEstrellaCervantes: μ Arae desde el Hemisferio Norte
  • rvr en #YoEstrellaCervantes: μ Arae desde el Hemisferio Norte
  • Archivo de historias

    Historias por categorías

    Documentos

  • Astronáutica
  • Astronomía
  • Escepticismo
  • Informática
  • Instantáneas
  • Relatos
  • Tebeos
  • Made in rvr

    info.astro
    Astronomía Digital
    Blogalia
    Bloxus
    Mi Barrapunto
    Linotipo

    Blogómetro
    Wiki de la blogosfera
    jibot

    Qvo vadis

    Barrapunto
    GULIC

    Círculo Científico de Canarias
    ARP

    Bitácoras colegas

    Biblioteca de Babel
    Una cuestión personal
    Por la boca muere el pez
    Cadenas bien formadas
    Reflexiones e irreflexiones
    Atalaya
    El Lobo Rayado
    PaleoFreak
    Mihterioh dela siensia
    El GNUdista
    ¡Que inventen ellos!
    Ciencia 15
    Ethica more cybernetica
    Pedro Jorge Romero
    Un dragón en el garaje
    Webeando
    Magonia
    Sinapsis
    Microsiervos
    Tio Petros
    Alpha Lyrae
    Jesús Gerardo Rodríguez Flores
    Orígenes
    El Espacio de Javier Casado
    El Último Monolito
    Regreso al futuro
    Astronomía desde Oaxaca
    Cielo para todos
    Quizás
    Cuaderno de bitácora estelar
    Agrupación Astronómica Isla de La Palma
    Eureka

    Últimas lecturas
    - The God Delusion.
    - Watchmen.
    - I, Asimov: A Memoir.
    - Una Breve Historia de Casi Todo.
    - El Castillo de las Estrellas.
    - 1602.
    - Breve historia del saber.
    - Asimov: Cuentos completos: Vol. 1.

    [Blogalia]

    Blogalia

    La Comunidad de la Plumilla

    
    
    
    
    
    
    Creative Commons License
    © 1995-2008 Víctor R. Ruiz
    correo-e: rvr-ARROBA-blogalia.com