Cuaderno de Bitácora
Inicio > Historias > Nubes

{ Nubes }

Si son asiduos visitantes de esta bitácora, quizás ya sepan que de vez en cuando ando por las nubes.

Uno de los placeres de vivir en Canarias es disfrutar de las pequeñas nubes que traen los alisios y jugar con ellas buscando formas. Como jirones de algodón antes de ser alcoholizados, estas nubes se amontonan al norte de las islas. Allí se empujan unas a otras como en la entrada del cine. Las cumbres de las islas más altas impiden su paso hacia el sur.

Las nubes canarias están compuestas de agua, como presumiblemente todas en nuestro planeta. Se forman gracias a partículas (a veces simples motas de polvo, a veces simples microbios) que las moléculas de agua usan como centro de reunión, a las que a veces acuden tantas, que finalmente se hacen visibles como nube.

La culpa la tienen las cumbres de las islas altas, como Gran Canaria. Al tener que escalar las montañas, el aire de los Alisios se enfría y se condensa, formando nubes de tipo estratocúmulo. Nube, tras nube, tras nube, la sumatoria termina creando, con la ayuda de una capa de inversión térmica, un mar de nubes, producto tan típico de Canarias como el plátano.

Por supuesto, hay otras nubes, y también estoy en ellas. Pero no son de este mundo.

M17


Los muchachos del Telescopio Espacial Hubble acaban de publicar una fotografía de una gran nube interestelar para celebrar el 13 aniversario de supuesta en órbita.

En cierto momento de 1764, el terrícola Charles Messier, situado a 5500 años luz de esta belleza cósmica, tuvo a bien contemplar el objeto y matricularlo en su cuaderno con el número M-17. Supondremos que en esos momentos el tal Messier disfrutaba de un cielo libre de nimbus y stratos.

Las palabras que utilizó Messier para describir lo que veía mediante su modesto telescopio fueron: «Un tren de luz sin estrellas, de 5 o 6 minutos de extensión, con la forma de un huso, un poco como el del cinturón de Andrómeda pero de una luz muy ténue».

Ni las nubes más gigantescas en la Tierra tienen comparación con las dimensiones de M-17. En la foto sólo estamos viendo un trocito, y aún así, abarca casi 4 años-luz de lado a lado, la distancia que separa al Sistema Solar de la próxima estrella más cercana.

Las nubes como M-17 están compuestas en su mayor parte por hidrógeno. Aunque son muy grandes, la densidad suele ser irrisoria, de incluso una sola partícula por metro cuadrado. Estas nubes suelen ser invisibles, porque apenas están unos grados por encima del cero absoluto. Entonces ¿cómo es que podemos verla? El brillo delata que en la nube hay tiempo de tormenta.

Ciertas partes de una nube interestelar también pueden condensarse. Una pequeña acumulación de motitas de polvo, o de hidrógeno, atraerá por gravedad a más partículas. Cuantas más partículas, más atracción y así sucesivamente... hasta que se tienen millones de toneladas de hidrógeno comprimido a temperaturas fantásticas. Y ¡zas! Se produce el nacimiento de una estrella, en el justo momento del inicio de las reacciones nucleares en su núcleo.

Cuando han crecido un poco y se han deshecho de sus caparazones, la potente energía emitida por las estrellas nacientes ilumina la nube. Verde para el hidrógeno. Azul para el oxígeno. Rojo para el azufre. La energía estelar no sólo hace que se encienda, sino que actúa de potente ventilador, y empuja en todas las direcciones al material circundante. En ocasiones, este empuje favorece la condensación de otras partes de la nube y de esta forma nacen nuevas estrellas.

La Nebulosa Omega, que así se conoce entre los aficionados, es visible a simple vista en la constelación de Sagitario si los cielos son muy oscuros y limpios. Vista a través de telescopio, sólo es posible observar, como hiciera Charles Messier, una nebulosidad no muy extensa, sin color alguno. Al ser un objeto difuso y débil, en nuestros ojos solo se excitan los bastones, y no los conos, responsables de la percepción del color.

Al ser Sagitario una región celeste del Hemisferio Sur, desde latitudes altas es difícil (si no imposible) llegar a distinguirla visualmente debido a la extinción atmosférica. Por supuesto, Canarias es uno de esos sitios en los que se dan las condiciones óptimas para la observación de M-17... Cuando las nubes lo permiten.

Etiquetas:
Categorías: Astronomía
Publicado el 2003-04-26 | 4 Comentarios | Enlace


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://rvr.blogalia.com//trackbacks/7499

Comentarios

1
De: Angi Fecha: 2003-04-26 18:19

Creo que hoy era precisamente esto lo que tenia que leer, gracias.



2
De: eva-lamaga Fecha: 2003-04-26 19:18

Lo cierto es que es bonita la simple idea de saber que está ahí, aunque no se pueda ver.



3
De: juanjo Fecha: 2003-04-28 08:31

Don gustavo, el abuelo de un amigo, coleccionaba fotos de nubes... Tiene miles de ellas, me parecía estupendo ese entusiasmo en tratar de retratar todas esas formas caprichosas. Gracias por el texto.



4
De: Dacil Martín Fecha: 2010-02-23 00:25

Hola, estaba navegando por el mundo de la nubes en internet, para exponer un breve tema sobre él en un programa de radio "La Esfer" en Radio Unión, que realizamos un grupo de amigos todos lo martes. Y debo confesar que me basaré en este artículo tuyo para comentarlo en la radio, es bellísimo. No obstante, me atrevo a invitarte, cuando quieras, a nuestro programa. Puedes ponerte en contacto con nosotros en este correo que te mando, o mediante el blogs La Esferacultural.com



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.162.139.217 (9286ee961f)
Comentario

<Julio 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            

Últimos comentarios

  • Jabon Casero en Incendios en Canarias vía satélite (II)
  • rvr en Cosmofonías: Un podcast disperso
  • Anónima en Cosmofonías: Un podcast disperso
  • juan cajtunaj guachiac en La clave secreta del Universo
  • Anónimo en Dilvulgación científica para niños
  • Miguel Angel García Díaz en #YoEstrellaCervantes: μ Arae desde el Hemisferio Norte
  • Miguel Angel García Díaz en #YoEstrellaCervantes: μ Arae desde el Hemisferio Norte
  • rvr en #YoEstrellaCervantes: μ Arae desde el Hemisferio Norte
  • Miguel Angel García Díaz en #YoEstrellaCervantes: μ Arae desde el Hemisferio Norte
  • rvr en Cosmofonías: Un podcast disperso
  • Archivo de historias

    Historias por categorías

    Documentos

  • Astronáutica
  • Astronomía
  • Escepticismo
  • Informática
  • Instantáneas
  • Relatos
  • Tebeos
  • Made in rvr

    info.astro
    Astronomía Digital
    Blogalia
    Bloxus
    Mi Barrapunto
    Linotipo

    Blogómetro
    Wiki de la blogosfera
    jibot

    Qvo vadis

    Barrapunto
    GULIC

    Círculo Científico de Canarias
    ARP

    Bitácoras colegas

    Biblioteca de Babel
    Una cuestión personal
    Por la boca muere el pez
    Cadenas bien formadas
    Reflexiones e irreflexiones
    Atalaya
    El Lobo Rayado
    PaleoFreak
    Mihterioh dela siensia
    El GNUdista
    ¡Que inventen ellos!
    Ciencia 15
    Ethica more cybernetica
    Pedro Jorge Romero
    Un dragón en el garaje
    Webeando
    Magonia
    Sinapsis
    Microsiervos
    Tio Petros
    Alpha Lyrae
    Jesús Gerardo Rodríguez Flores
    Orígenes
    El Espacio de Javier Casado
    El Último Monolito
    Regreso al futuro
    Astronomía desde Oaxaca
    Cielo para todos
    Quizás
    Cuaderno de bitácora estelar
    Agrupación Astronómica Isla de La Palma
    Eureka

    Últimas lecturas
    - The God Delusion.
    - Watchmen.
    - I, Asimov: A Memoir.
    - Una Breve Historia de Casi Todo.
    - El Castillo de las Estrellas.
    - 1602.
    - Breve historia del saber.
    - Asimov: Cuentos completos: Vol. 1.

    [Blogalia]

    Blogalia

    La Comunidad de la Plumilla

    
    
    
    
    
    
    Creative Commons License
    © 1995-2008 Víctor R. Ruiz
    correo-e: rvr-ARROBA-blogalia.com